¿Tienes una familia tóxica? Te ayudamos a descifrarlo

¿Cuándo hablamos de una familia tóxica? ¿Cuando sus patrones de comportamiento son anormales y suelen provocar problemas emocionales en sus miembros?

5 OCT 2018 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Tienes una familia tóxica? Te ayudamos a descifrarlo

La familia es la organización base de la sociedad además de ser nuestro primer contacto -tanto afectivo como educativo- con los demás. Por eso, si se desarrolla en un entorno tóxico puede afectar no solo cómo somos, sino también cómo nos relacionamos con los demás.

¿Cuándo hablamos de una familia tóxica? Comúnmente tiene que ver con relaciones de abuso (físico y psicológico), conflictivas, manipulación, violencia verbal y un distanciamiento emocional entre ellos.

Es importante detectar si conviviste o vives con una familia tóxica, porque puede afectar todas tus relaciones a futuro, ya sea de pareja, amistades, laborales o cualquier otra. ¿Cómo se detecta? Generalmente cumplen con las siguientes características:

  • Problemas de comunicación: En las familias tóxicas no existe comunicación entre sus miembros, cada integrante se manda y funciona solo, básicamente sólo comparten la casa. Al ser tan autosuficientes no tienen un vínculo afectivo sólido.
  • Manipulación emocional: Son las familias donde se da la dinámica que, para conseguir el afecto, sus miembros usan el chantaje emocional, manipulación o engaño. Ejemplo: cuando los padres se desacreditan entre sí, para crear una alianza y complicidad con su hijo en contra del otro.
  • Distanciamiento emocional: Es cuando los padres cubren todas las necesidades materiales de sus hijos, pero no las emocionales. Nunca les falta comida o juguetes de moda, pero no hay gestos de cariño, ni apoyo, ni comprensión al menor. Esto crea inseguridades y problemas de autoestima en los hijos.
  • Conflictos constantes: Es uno de los más comunes y fáciles de detectar, es cuando en la familia es habitual que hayan faltas de respeto e incluso violencia (física o verbal) entre ellos. Estos conflictos pueden ser entre los padres, uno de ellos con el hijo o incluso entre hermanos. Si van en paulatino aumento, conllevan a hacer tóxica una familia.
  • Mezcla o intercambio de roles familiares: Es cuando los padres son infantiles e inmaduros y los niños se ven en la obligación de hacerse responsables e incluso marcándoles límites. Incluso, hay veces en que los hijos terminan en una relación con sus padres más de padres o pareja debido a la responsabilidad que sienten sobre ellos y a esto se le llama triangulación.

Sabemos que es difícil asumir cualquier problema y más buscar ayuda, pero ya al identificar que vienes de una familia tóxica, estás dando un gran paso. El siguiente es buscar ayuda profesional.

Los psicólogos pueden entregarte las herramientas necesarias para poder enfrentar y lograr vencer estos patrones para que, a futuro, puedas tener una familia sana.

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

1 Comentarios
  • Valeska sanchez

    Tengo una familia toxica, cero comunicación, agresion verbal y en ocasiones fisicas con hermano. Cada cual vive su espacio...

últimos artículos sobre terapia familiar