Evita estas frases cuando eduques a tu hijo

Sabemos que por el ajetreo del día a día, el trabajo, el cansancio, el estrés, las labores de casa, la frustración, entre otros problemas, a veces terminamos diciendo cosas que no queremos.

8 JUL 2018 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Evita estas frases cuando eduques a tu hijo

Educar a un hijo es una tarea compleja, por algo siempre se dice que la maternidad y la paternidad no vienen con un manual incluido. Se comenten errores y es normal, somos seres humanos y es imposible que no fallemos.

Pero así como nos equivocamos, también tenemos que aprender. Por esto el mercado está lleno de libros escritos por psicólogos que nos dan algunas pistas sobre cómo actuar en este mundo de la crianza.También cada día se realizan más talleres sobre psicología infantil, para entender sobre qué terreno caminamos y evitar lo más posible cometer errores que puedan afectar el bienestar emocional de nuestros hijos.

Sabemos que por el ajetreo del día a día, el trabajo, el cansancio, el estrés, las labores de casa, la frustración, entre otros problemas, a veces terminamos diciendo cosas que no queremos. Y también están las cosas que decimos sin saber que hacen daño.

Cualquiera que sea tu caso, los psicólogos aseguran que hay 10 frases que nunca les debes decir a tus hijos. Toma nota:

1- Deja de llorar por tonteras, no seas exagerado

No podemos juzgar las emociones de nuestros hijos. Si se enojan, si sienten pena o si lloran, es porque algo generó esa reacción en ellos y no podemos cuestionarla. En estos casos, otra frase común es "no entiendo por qué le tienes tanto miedo a eso". Bueno, lo más probable es que el niño tampoco lo sepa, pero lo cierto es que le teme.

2- Puedes conseguir todo lo que te propongas en la vida

Tenemos que cuidar los mensajes que transmitimos a nuestros hijos, porque podemos generar expectativas que no son realista. Piénsalo así, ¿en serio tu hijo es bueno en todo? Nadie lo es. Debes evitar los mensajes erróneos, aunque sean frases populares que proyecten "sabiduría".

3- Lo importante no es la cantidad, sino la calidad del tiempo

Muchos papás dicen que aunque sean 15 minutos los que pasamos al día con nuestros hijos, mientras sean de calidad, todo está bien. Pues no, los niños necesitan a sus madres y padres en cuerpo y alma. Necesitan cantidad y calidad. Con ellos se sienten seguros, contenidos, felices, protegidos.

4- ¡Me tienes harta!

Esta frase atenta directamente contra la autoestima de nuestros hijos. Los niños deben sentir ese amor incondicional de sus madres y padres, esa seguridad de que siempre podrán contar con ellos. Recordemos que los niños, sobre todo los más pequeños, suelen ser muy literales con lo que decimos. Cuidemos nuestras palabras.

5- Tú tienes que aprender a hacerlo, yo no estaré por siempre

Los niños deben adquirir herramientas, destrezas y habilidades para que en el futuro, en el futuro y en el futuro, se pueden valer por sí solos. Por eso es importante que lo que estemos enseñando, sea en el tiempo correcto.

Si un niño de tres años se cae, necesita que sus padres lo ayuden, lo recojan, lo consuelen. En un futuro por supuesto que aprenderá apararse solo, pero ahora, a los tres años, necesita a sus papás.

6- Tu hermano lo hacía mejor, tu hermano…

Las comparaciones no son buenas y menos cuando afectan la seguridad y la autoestima de los niños. Pero por sobre todo, debemos entender que todos los niños son distintos, por lo tanto, aprenden a distintos ritmos, tienen distintas habilidades. Si vas a comparar, que sea para resaltar una cualidad: Tú y tu hermano son igual de buenos.

7- Tú sacas de quicio a cualquiera

Los niños demandan atención, no los culpes de tu estrés o cansancio. Tratemos de evitar estallar y lanzar frases como esta, pues al igual que muchas de las anteriores, sólo dañados a nuestros hijos. Cuando sintamos que no podemos más, respiremos profundo, pensemos en lo que vamos a decir y respondamos con amor.

8- Yo a tu edad…

Las generaciones van cambiando. Pensemos que muchos de nuestros abuelos se casaron incluso siendo menores de edad. Nunca una generación será igual a la otra, siempre encontraremos diferencias importantes.

9- Podrías esforzarte más

Generalmente decimos esta frase en el ámbito académico o deportivo. Pero quizás el niño sí se está esforzando y sólo le cuesta más. Quizás no se siente motivado, quizás no entiende por qué tiene que hacerlo.

10- Si mañana no se sacas buena nota, mañana no vas al cumpleaños de…

Las consecuencias de una conducta no pueden afectar áreas distintas. ¿Te imaginas que por serle infiel a tu esposa, tu jefe te despidiera? ¿Extraño cierto?

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapia familiar