Mi pareja tiene hijos y me asusta

Si bien es una realidad cada vez más común, para muchos sigue siendo un tema complejo, por lo que en este artículo te diremos cuáles son los errores más comunes y cómo abordarlos.

13 FEB 2018 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Mi pareja tiene hijos y me asusta

En la última década, las familias monoparentales han tenido un alza sostenida, por lo que cada vez es más común que personas inicien una relación con un tercer integrante: El hijo de la relación anterior.

La frase popular "los tuyos, los míos y los nuestros" cada vez ha ido tomando más sentido, pues los divorcios han ido en aumento al igual que las personas que continúan con su vida e inician una nueva relación después de un fracaso amoroso.

Si bien es una realidad cada vez más común, para muchos sigue siendo un tema complejo, debido a que no es fácil asumir la responsabilidad que conlleva esta realidad.

shutterstock-284081402.jpg

  • Apurar la "interacción": Es obvio que si estamos enamorados, aceptaremos la realidad de nuestra pareja e intentaremos entablar una relación armoniosa con su hijo. Sin embargo, no es bueno apurar las cosas. Es necesario respetar el tiempo de los niños y entender que para ellos no siempre será fácil adaptarse a la nueva realidad.

La sugerencia acá es comenzar a compartir en momentos puntuales, como por ejemplo una salida al zoológico, una tarde de cine o una visita al parque. La idea es que el/los niño/niños se vayan acostumbrando a uno, nos vayan conociendo y vayan adaptándose a los cambios.

  • "Ellos o yo": Otro error común es querer competir por el amor o tiempo que nuestra pareja dedica a sus hijos. Porque de seguro habrá momento en que uno querrá salir a comer, pero el otro preferirá ir a ver el partido de sus hijos o el último estreno de Disney en el cine.

La reconstrucción de una familia requiere tolerancia, paciencia y empatía. Es absurdo pretender que una relación con alguien con hijos sea igual a la que se inicia con alguien que no los tiene. Las realidades son opuestas, por lo que es importante ir entendiendo esta dinámica desde el primer momento e ir lentamente buscando la forma de hacer encajas las piezas, pero nunca pedirle a la persona que escoja entre "ellos o yo".

  • Querer sustituir al otro: Uno nunca reemplazará al padre o a la madre de los niños de nuestra pareja. Eso incluso podría generar tensiones con el progenitor de ellos o con los niños.

Nuestro rol debe ser más de bien de apoyo, de entregar cariño, confianza y, en la medida en que los niños lo permitan, ir adquiriendo mayor relevancia en sus vidas, pero siempre desde el respeto, la paciencia y la comprensión.

Es importante que sepas que iniciar una relación con alguien con hijos requiere la misma base que cualquier otra relación: Amor, compromiso y respeto. Y para que cualquier relación se proyecte en el tiempo se necesita esfuerzo, paciencia y dedicación.

Lo importante es no apurar las cosas, no pretender que todo suceda en poco tiempo, pues conformar una familia no es una carrera a contrarreloj, sino que de fondo.

PUBLICIDAD

Psicólogos
Linkedin
Escrito por

PsicologosOnline.cl

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapia familiar