Mindfulness, o cómo poner atención al aquí y ahora

El mindfulness, o consciencia plena, consciencia pura o atención plena, es una herramienta natural de todos los seres humanos, pero que muchos no sabemos utilizar.

30 DIC 2016 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Imágenes 1 y 2: Shutterstock.

Para. Detén tu actividad actual y comienza a notar la variedad de imágenes y sonidos a tu alrededor. Dentro de tu espacio puedes volverte consciente de tu cuerpo, sus posturas y todas sus sensaciones, como aquellas provenientes de tu piel, músculos, órganos y así sucesivamente.

Aprovecha este momento para poner atención a tu respiración, notando el proceso natural de inhalar y exhalar. Fíjate en las sensaciones y los movimientos asociados con la respiración – en tus pulmones, pecho y abdomen, por ejemplo.

Sigue respirando naturalmente al tiempo que observas tus sentimientos actuales o la calidad de tus emociones. También puedes poner atención a tus pensamientos, aceptándolos como son en vez de alterarlos o ignorarlos.

Ahora mismo tienes la oportunidad simplemente de ser. Concédete una pausa. Lentamente cierra tus ojos, si te parece bien, y por unos minutos quédate en silencio y quieto.

¿Qué es todo esto? Se trata de un ejercicio breve de mindfulness.

shutterstock-538651057.jpg

Qué es el mindfulness

El mindfulness es comúnmente definido como la acción de prestar atención de manera intencionada y desprejuiciada a la experiencia personal "momento a momento".

Por tanto, el mindfulness puede ser considerado una capacidad natural de la mente humana; pero como típicamente moldeamos nuestra mente para "vagar" por distintas ideas y estar distraída, el mindfulness debe ser cultivado por técnicas continuas que promuevan explícitamente el hecho de prestar atención al aquí y al ahora.

Aumentar esta capacidad tiene múltiples beneficios que incluyen la mejora del bienestar psicológico y la reducción de síntomas vinculados a la ansiedad y la depresión.

Asimismo, en los últimos años se ha registrado un alza de personas que buscan capacitaciones en estas técnicas, con el fin de mejorar su salud y bienestar o de aumentar su desempeño académico, deportivo o en un entorno corporativo.

Aunque todo suena muy prometedor, Maarten Immink, profesor del departamento de Movimiento Humano de la Universidad de South Australia e instructor acreditado de yoga y meditación, advierte que la evidencia científica no es concluyente respecto a la eficacia de sus beneficios. "Todavía no entendemos exactamente cómo funciona".

Una línea de pensamiento está basada en la capacidad que tienen dichas prácticas para cambiar el cerebro en una forma que lleve a aumentar la atención y las habilidades cognitivas. Aquellas modificaciones surgen porque las técnicas de mindfulness enfatizan el uso de regiones cerebrales responsables de la atención, el discernimiento y el control del comportamiento.

Al fortalecer dichas facultades, el cerebro está mejor preparado para regular sus emociones y el estrés. Al mismo tiempo, se vuelve mejor en procesos de alto nivel como el pensamiento divergente, el cual forma parte de la creatividad.

mindfulness001.jpg

Mindfulness para enfermedades neurológicas

Los investigadores, en tanto, siguen explorando otros beneficios potenciales. Este año, por ejemplo, Immink y sus colegas publicaron un estudio sobre la calidad de vida y los beneficios del bienestar emocional del desarrollo de mindfulness en sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares.

En este sentido, una consecuencia debilitante muy común de un accidente así y de otras condiciones neurológicas, tales como la esclerosis múltiple, es la fatiga. El estudio de Immink y compañía entrega evidencia preliminar de que las intervenciones basadas en el mindfulness pueden reducir los síntomas de fatiga en aquellos pacientes que viven con enfermedades o secuelas neurológicas.

Otros estudios están investigando los beneficios de dichas intervenciones para el síndrome de fatiga crónica, fatiga vinculada al cáncer o el manejo de dolores crónicos.

Y, en un sentido más amplio, el mundo científico está explorando cómo el mindfulness puede ser una ayuda para cambios en los estilos de vida como parte de un tratamiento médico vinculado a una diabetes, presión arterial alta o enfermedades al corazón.

mindfulness002.jpg

Cómo comenzar en el mundo del mindfulness

Aunque se trata de una práctica relativamente segura, aquellos con alguna enfermedad física o de salud mental deben consultarlo con un profesional (psicólogo, terapeuta, médico). Las prácticas de mindfulness no deben reemplazar o retrasar los cuidados de salud convencionales.

Una variedad de técnicas pueden ser utilizadas: algunas involucran movimientos con un propósito específico como el yoga asana o el tai chi, mientras otras están basadas sobre todo en la meditación.

No existen evidencias concluyentes de que un tipo de técnica sea superior a otra, pero la que elijas debe enfatizar el desarrollo de mindfulness a un nivel apropiado para tu experiencia y preferencia. Además de eso, la participación y los resultados están determinados por tu intención, motivaciones, expectativas y actitudes.

Ojo: no es necesario invertir grandes cantidades de tiempo: con unos minutos al día es suficiente. Uno de los desafíos más importantes es trabajar con la frustración y aburrimiento que, en sí mismos, son una buena lección para tu desarrollo personal.

PUBLICIDAD

Psicólogos
Linkedin
Escrito por

PsicologosOnline.cl

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre desarrollo personal