Plan de fortalecimiento de tu autoestima. Segunda sesión online

Bienvenidas y bienvenidos a la segunda sesión de esta terapia online del Plan de Fortalecimiento de tu autoestima.

25 JUN 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Plan de fortalecimiento de tu autoestima. Segunda sesión online

En la sesión anterior aprendimos la diferencia entre ego y autoestima. También aprendimos que la autoestima es aprendida y que se forma a partir de 4 pilares:

  1. Autoconcepto: ¿Qué piensas de ti mismo?
  2. Autoimagen: ¿Qué te gusta de ti mismo?
  3. Autorrefuerzo: ¿Qué tanto te premias y te das gusto?
  4. Autoeficacia: ¿Qué tanta confianza tienes en ti mismo?

En esta segunda sesión vamos a trabajar con el primer pilar: el autoconcepto

  • Lo que piensas de ti
  • Cómo te tratas a ti mismo/a
  • Qué te dices
  • Qué te exiges

Muchas personas cuya autoestima es baja, tienen un autoconcepto crítico y autodestructivo. Por ejemplo, establecen metas inalcanzables que al no alcanzarlas refuerzan un pensamiento distorsionado de "no soy capaz".

Mucha gente se comporta como si "no se cayera bien a sí misma". No se acepta: "quiero ser más baja, más alto, más flaca, más gordo, más inteligente, más entretenida, más eficiente, etc." Y todos esos "quisiera ser más" se basan en puntos de comparación con parámetros externos, de una sociedad que "normaliza parámetros poco realistas" y que se basa en el exitismo, en el tener, en el aparentar, en cumplir las expectativas ajenas, más que en cultivar el ser y en validar nuestros propios parámetros y expectativas. Y esta comparación irracional lleva a experimentar pensamientos críticos, duros y crudos con uno mismo, lo que por cierto, genera en nuestras emociones una insatisfacción con uno mismo, sentimientos de inseguridad y, consecuentemente un menos amor propio. En efecto, como vas a amar a alguien de la que piensas tan mal.

Una distorsión cognitiva típica de personas con baja autoestima, es generalizar los malos resultados y llevarlos al verbo SER: "Soy tonto", "Soy aburrida". Debes eliminar el verbo SER de tus pensamientos y reemplazarlo por otro verbo que se refiera a una conducta. Por ejemplo: en vez de "soy tonto", reemplazarlo por "esto me costó entenderlo"; en vez de "soy aburrida", reemplazarlo por "quizás debo buscar otras formas de hacer esto". Cuando eliminas el verbo SER de tus pensamientos autocríticos destructivos, te vuelves más realista, puesto que entenderás que lo que criticas es una situación, un estado, una conducta y no tu esencia.

En definitiva, el autocastigo, la autocrítica despiadada, la autorrotulación negativa y la autoexigencia indiscriminada son enemigos internos que impiden que mejores tu autoconcepto. En estos casos el principal enemigo está dentro nuestro, en nuestros propios pensamientos, teñidos por distorsiones cognitivas (lee mi artículo al respecto) que nos hace sentir mal y, por ende, machaca nuestro amor propio.

¿Cómo puedes mejorar tu autoconcepto?

Recuerda, el primer pilar de tu autoestima es el autoconcepto ahora aprenderás a mejorarlo.

Aplica estas claves a partir de hoy.

Veamos una guía que puede servirte para salvaguardar tu autoconcepto del autocastigo, la autocrítica y la autoexigencia indiscriminada.

Dale valor a tus matices. Sé más flexible contigo mismo. No apliques un pensamiento binario de todo o nada, o nunca y siempre. No pienses en términos absolutistas. Tú eres blanco, negro y decenas de grises. Si piensas que solo existe el blanco y negro, tendrás un pensamiento rígido y te darás cuenta que la vida no es así. Pero si te das cuenta que las decenas de grises son resultados válidos, te volverás más resiliente, porque entenderás que cualquier resultado será positivo, podrás ver el vaso medio lleno, tendrás la motivación de seguir mejorando, pero también sentirás satisfacción por lo conseguido hasta ahora. Esto te permite entender que tanto la vida, como la felicidad, no es un punto de llegada, sino que es el camino recorrido lo que le da valor y en ese camino no puedes tener el control de todo ni todo resultará tal y como lo planeaste. La gracia del camino son los matices. Interpretar esos matices con flexibilidad hará que lo que pienses de ti sea más amigable, más benevolente contigo mismo.

O cambias de montaña o disfrutas del paseo. Imagina que has decidido subir el monte Everest, pero por diversas razones no logras y te sientes mal. ¿Qué harías? ¿Prefieres lamentarte y autorecriminarte por no poder hacerlo? Quizás podrías decir: "hoy no he podido subir a la cumbre del Everest, pero deseo subir a una cumbre así es que lo intentaré con otra montaña". O quizás podrías decir: "hoy no he podido subir a la cumbre del Everest, pero estoy en el monte Everest y disfrutaré del paseo". Esta analogía permite entender tres cosas: no debemos plantearnos metas inalcanzables, debemos ir paso a paso en el logro de los objetivos que nos propongamos. Pero también, hay que valorar no sólo el resultado final, sino también el proceso, el camino recorrido. Tanto el camino, como el resultado final son metas que estás alcanzando, metas más realistas, metas menos ansiosas, metas que te harán sentir mejor contigo mismo.

No te focalices solo en lo que consideras malo en ti. Programa tu mente para que cada vez que pienses en un defecto, inmediatamente pienses en 3 virtudes o cualidades, aunque estas no sean perfectas. Si te centras en lo que te falta o en lo que no te gusta de ti mismo, estás haciendo invisible las cualidades y virtudes que tienes. Hay un dicho que dice: "Si de noche lloras por el sol, no verás las estrellas". Hay otro dicho que dice "no tengo todo lo que quiero, pero quiero todo lo que tengo". Quiere lo que tienes, reconcíliate con lo que tienes, disfruta lo que tienes, agradece lo que tienes.

Parámetros externos ¿Cuánto valor le das a los parámetros externos, a esos que entrega la sociedad, tus vecinos, tus padres, tus amigos, tus hijos, tus jefes, tus maestros, etc.? ¿Estás dispuesto/a a vivir tu vida en base a cumplir expectativas ajenas? Hay que darle el justo valor que esos parámetros externos tienen, al fin y al cabo no son ellos los que viven tu vida, eres tú. Trabaja en tus propios parámetros, trabájalos con tus seres queridos e incluye en esos parámetros no sólo el resultado, sino que también el proceso recorrido.

Tener Vs. Ser. Esta sociedad nos impulsa a cultivar el tener: tener determinado cuerpo, tener determinados estudios, tener un auto, tener una casa, tener un matrimonio, tener hijos, tener experiencias divertidas, tener éxito, tener redes sociales, tener televisor, tener un celular, tener, tener, tener. Pero nos olvidamos del SER. Ser respetuoso, ser humilde, ser íntegro, ser amable. Cuando nos focalizamos en el tener, nunca estamos conformes pues siempre se puede (y te presionan a) tener más y más. Nunca es suficiente y todos aspiran a tener más o menos las mismas cosas. Nos convertimos en una especie de rebaño. Cuando nos focalizamos en nuestro ser, nos damos cuenta de nuestras verdaderas necesidades, de nuestros talentos, de lo que nos diferencia y nos hace únicos y especiales. Nos hace sentir orgullosos de quienes somos, de nuestra historia de esfuerzo, de cómo hemos superado algunas dificultades, de nuestro estilo, de nuestro sello.

En resumen, nosotros tenemos el poder y ese poder se llama "decisión"

Desde hoy decido pensar bien de mí mismo/a; desde hoy decido darle valor a mis matices; desde hoy decido disfrutar del paseo; desde hoy decido no darle tanto valor a los parámetros externos y construir mis propios parámetros, desde hoy elijo ver las estrellas de noche, en vez de llorar porque el sol se escondió, desde hoy decido querer lo que tengo; desde hoy elijo amarme a mí mismo/a a través de mejorar el primer pilar de la autoestima llamado autoconcepto.

Tarea:

  • Elimina de tu vocabulario las palabras: todo/nada y nunca/siempre y cambiálo por "en esta ocasión". Es decir trabaja en los matices.
  • Acostúmbrate a hablar bien de ti mismo/a, contigo mismo/a. 
  • Reflexiona sobre las metas u objetivos que te frustran. Qué harás, ¿cambiarás de montaña o disfrutarás del paseo?
  • Trabaja en tus parámetros internos.

PUBLICIDAD

Escrito por

Valeria Vollmer

Psicóloga

Valeria Vollmer V. es psicóloga con 20 años de experiencia clínica. Además cuenta con un Máster en Dirección Estratégica de Recursos Humanos y Habilidades Directivas. Psicóloga Valeria Vollmer V. se destaca la adecuación a las necesidades y características del Paciente, con resultados garantizados.

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 1
  • Romina vega Martínez

    Muchas gracias por hacerme ver la vida desde otro ángulo, gran profesional

últimos artículos sobre autoestima