Los celos y un poco sobre el amor

Los celos pueden llegar a ser uno de los motivos para poner fin a una historia que se inicio con una idea de amor.

18 JUL 2016 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Los celos y un poco sobre el amor

"O tal vez se equivoca uno al pensar que el amor y la muerte son destinos distintos"

-Alejandro Dolina.

Los celos se encuentran en un marco de una relación triangular en donde están en juego tres elementos: la persona que hace el síntoma de los celos, la pareja y el "otro u otra".

El temor fundamental de una persona celosa es que su pareja le pueda dar a "otro" lo que solamente debería darle a él o a ella; luego suele proseguir el siguiente pensamiento:

"Si le quiere dar a otro algo que debería darme a mí, entonces mi pareja quiere más al otro porque es más atractivo, valioso o porque es mejor que yo".

Entonces, comienzan a ponerse en juego las inseguridades y baja autoestima del individuo, pudiendo desencadenar sentimientos de tristeza, de culpas, de estados de crisis, etc.

Algunos alcances necesarios para comprender el proceso de un amor consolidado en un núcleo lo suficientemente fuerte para hacer frente a los obstáculos. Las etapas del amor serían:

  • Enamoramiento: en esta etapa el ser amado o compañero(a) pareciera ser alguien maravilloso, sin defectos y pareciera ser que nadie es mejor que él o ella. Es decir, completamente idealizado. Por otro lado, la persona enamorada comienza a minimizarse, se siente pequeño ante este gran regalo de Eros, ya no logra comprender como esta persona esplendorosa "se ha enamorado de mí". Algunos autores señalan que esta etapa corresponde a un estado casi hipnótico, en que el individuo cambia significativamente su comportamiento, pero que perece más temprano que tarde.
  • Desilusión: luego de algún tiempo, el enamorado comienza a notar algunas imperfecciones, se hacen evidentes algunas actitudes como advertencias de que las cosas ya no están del todo bien. Estas imperfecciones o defectos del enamorado parecieran ser una novedad cuando aparecen, pero siempre estuvieron allí, solo que no fueron percibidas en la primera etapa y la persona comienza a sentirse desilusionada, triste, hasta el punto de pensar en abandonar el proyecto de pareja. Afortunadamente la persona en esta etapa ya no se ve tan pequeño ante el enamorado y comienza a cuidar de sí mismo.
  • Aceptación de la realidad: los dos puntos anteriores son igualmente engañosos y pueden generar mucho sufrimiento, ya que no es posible que la situación sea prácticamente perfecta, ni tampoco que ya está todo perdido, por lo tanto, en ninguna de las dos etapas anteriores podemos ubicar a lo que llamamos "amor".

El dicho popular que dice "del amor al odio hay sólo un paso" alude a las dos etapas anteriores, pero la buena noticia es que existe una tercera etapa que se presenta como una esperanza para llevar a cabo un proyecto de pareja consolidado en donde se acepta al otro tal cual es, disfrutando y admirando sus virtudes, así como también aceptando sus errores en la medida que exista una buena comunicación para establecer los limites de cada cual.

Los problemas de pareja se pueden resolver con valentía y con la esperanza de construir un proyecto de pareja más saludable y menos dolorosa. Te invito a que te hagas la pregunta:

"…yo estoy seguro que ella no provoca a nadie voluntariamente y de que es una mujer de una integridad tal que sería incapaz de engañarme. Lo sé acá en mi cabeza, pero acá (se toca el pecho) no puedo evitar sentir lo contrario. No quisiera sentirlo, pero esto de los celos es incontrolable, se me escapa, no lo puedo evitar"

PUBLICIDAD

Escrito por

Psicólogos y Salud

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre celos