Mi ex le habla mal a mis hijos de mí, para ponerlos en mi contra

Cuando tu ex pretende hacerte daño haciendo que tu hijo/a te odie y sepa lo supuesta mala persona que eres, en realidad le hace un daño profundo a tu hijo o hija.

5 FEB 2019 · Última modificación: 6 FEB 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Mi ex le habla mal a mis hijos de mí, para ponerlos en mi contra

Uno de los maltratos más dañinos que una madre o un padre puede hacerle a sus hijos es hablarles mal de su otro progenitor. Entiendo que quizás sientas rabia como mujer o como hombre por el daño que tu ex pareja te hizo, es entendible que quizás la relación fue tóxica y el término tormentoso, es comprensible que aún te sientas dañada o dañado, incluso es válido que no soportes a tu ex y que te saque de tus casillas, pero nada de eso justifica hablarle mal a tus hijos de su otro progenitor o contarle a tus hijos aquellas cosas que como pareja de adultos no supieron manejarlas bien. Hacerlo es violencia y maltrato infantil y el daño es a un nivel muy profundo para tus hijos.

Cuando uno de los progenitores realiza esta acción generalmente busca destruir la relación del hijo con su otro progenitor. La rabia que siente por su ex genera la patológica necesidad de castigarle, hundirle o hacerle sufrir y, con el fin de conseguirlo, utiliza un "objeto" amado para sus macabras intenciones. En definitiva, son estrategias para "lavarle el cerebro a los hijos", manipular sus pensamientos y sentimientos con la intención de que los niños odien o tengan miedo de su otro progenitor y con esto, influenciar negativamente su relación, evitar el vínculo, fomentar un alejamiento afectivo, de tal manera que ese padre sufra.

shutterstock-251736823.jpg

Lo que olvidan, es que los niños no son objetos, sino que sujetos, individuos con emociones, sentimientos, pensamientos, conductas y personalidad que, según la edad que tengan, están formando y estructurando para su vida adulta. En definitiva, que los padres utilicen este tipo de conductas para hacer daño a su ex-pareja, a los únicos que les provoca un daño emocional y psicológico es a los propios hijos.

En otras ocasiones, la ceguera emocional que provoca el rencor y la rabia hace que algunos progenitores no vean que sus hijos están presentes cuando se refieren de manera negativa respecto de su ex.

En ambos casos, con o sin intencionalidad (aunque claramente es un agravante hacerlo intencionalmente), el daño en los niños es grave y, a veces, irreparable.

Este fenómeno técnicamente se llama Síndrome de Alienación Parental y es definido como:

"Un conjunto de comportamientos y síntomas distintivos mostrados por los niños que han sido manipulados psicológicamente por uno de sus progenitores para mostrar miedo injustificado, falta de respeto u hostilidad hacia su otro progenitor"

Generalmente las conductas manipuladoras que buscan transformar la consciencia de los niños para generar odio en contra del otro progenitor, ocurren principalmente en los procesos de separación o divorcio o en etapas de disputa por la custodia y pensión económica de los niños. En la mayoría de los casos la manipulación la realiza uno de los progenitores, a veces los dos, pero en otras oportunidades la realiza algún familiar cercano o la nueva pareja de unos de los padres.

Algunos ejemplos de conductas de alienación parental, son:

  • Hablar mal, menospreciar, insultar o referirse con malas palabras del otro progenitor frente al niño o niña.
  • Contarle a los hijos las razones de la separación o divorcio.
  • Contarle a los hijos los problemas de pareja, como por ejemplo, infidelidades, violencia intrafamiliar, problemas sexuales, económicos, etc.
  • Mentirle a los hijos respecto de su otro progenitor, para generarle miedo.
  • No permitir la relación y comunicación directa con los hijos. Esconderlos, negarlos, decirle a los niños que no hablen con su padre u otros familiares.
  • No permitir a los niños tener una relación y comunicación directa con su otro progenitor, justificando que no ha pagado la pensión. Insistirle a los niños que éstos le cobren la pensión de alimentos.
  • No permitir que los niños se relacionen con familiares de su padre o madre.
  • Reforzar en los niños los sentimientos de miedo u hostilidad frente a su otro padre.

¿Cómo son los niños con síndrome de alienación parental?

Dependiendo de la edad y etapa de desarrollo en que se encuentren los niños pueden reaccionar de diversas maneras. En general, comienzan a sentir confusión cuando se relacionan con el padre "alienado". Siente culpa o miedo al relacionarse con él, puesto que aún lo ama pero al mismo tiempo ese niño escucha a diario cuan malo es ese padre. No puede mantener una tranquilidad y fluidez en su vínculo. Rápidamente puede generar rechazo, ya sea por "rencor" (ejemplo: tú eres malo porque no le pagas la pensión a mi mamá pero tienes plata para salir de vacaciones; o tú ya no me quieres porque te volviste a casar), o miedo (ejemplo: no quiero ver a mi papá, tengo miedo que me golpee porque cuando yo era bebé él una vez le pegó a mi mamá).

Cuando un especialista o, incluso una persona adulta imparcial le pregunta al niño o niña por qué tiene estos sentimientos negativos por ese progenitor, los niños no logran dar argumentos sólidos o dan explicaciones incoherentes para justificar el rechazo. Este es el principal signo, que acredita que esa hostilidad no es propia sino que "instaurada por alguien". En muchas ocasiones escuchamos en los niños frases o palabras que no son acordes a su edad, que curiosamente son los que verbaliza el progenitor "alienador", llegando incluso a inventar o mencionar situaciones de abuso o maltrato que jamás han sucedido. Cuando se le lava el cerebro a un niño con estas manipulaciones y mentiras, con el tiempo pueden convertirse en "recuerdos" de los niños, recuerdos de sucesos traumáticos que nunca vivieron. Es bastante enfermizo hacerle algo así a un niño, no?, en especial si es tu propio hijo o hija.

shutterstock-350970371.jpg

Cuando los niños son muy pequeños, hasta aproximadamente los 7 años de edad, por su desarrollo cognitivo y emocional tienen un "Pensamiento Egocéntrico" por naturaleza, esto significa que interpreta la realidad de acuerdo a sus experiencias, con una visión concreta y no abstracta. En definitiva la mente de un niño no funciona como la de un adulto. Cuando le hablas mal de su otro padre, de alguna manera el niño siente que él es responsable de aquello que está escuchando. Su autoconcepto y autoestima probablemente se vean afectadas, y como están construyendo su estructura de personalidad, probablemente esta situación pueda alterar este desarrollo. Finalmente el niño, sin entender por qué ni poder dar razones, sentirá un odio, no tan solo por el progenitor alienado, sino que, en parte, un odio interno injustificado que le obstaculizará su felicidad y sano desarrollo.

Cuando los niños están en edad escolar y son víctimas de los intentos manipuladores de alienar a uno de sus padres, probablemente tengan dificultades de aprendizaje y rendimiento escolar. Muchas veces muestran síntomas de autoestima baja y dificultades de concentración. En ocasiones son víctimas o victimarios de bulling.

Cuando están en la adolescencia, comienzan a ver el beneficio de la dinámica entre sus padres. Él mismo manipula para sacar provecho. O por otra parte, en esta etapa en que la relación con sus padres es fundamental para la consolidación de su identidad, puede alterar el curso normal y sano de las bases que sentarán la vida adulta de este hijo.

Pero si podemos resumir los síntomas que desarrollan los niños (independientemente de su edad), podríamos decir que son los siguientes:

  • Confusión emocional.
  • Ansiedad, estrés, angustia.
  • Miedo.
  • Sentirse invalidado frente a sus propias emociones, sentimientos y pensamientos.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos de alimentación.
  • Problemas conductuales.

shutterstock-218249455.jpg

¿Cómo prevenir el Síndrome de Alienación Parental?

Apoyo psicológico durante la separación: Pocas parejas buscan apoyo profesional cuando están en un proceso de separación o divorcio, pero es recomendable realizar un programa de unas pocas sesiones que tenga un foco psicoeducativo acerca de las etapas que devendrán tras la separación y de llegar a acuerdos y compromisos para mantener el rol de padres y desarrollarlo de una manera sana por el bien de los hijos en común.

Autocontrol: Si la rabia por tu ex no te dejar pensar claramente intenta respirar, piensa, reflexiona y busca ayuda para superar el daño y rencor de ex pareja sin contaminar tu rol protector de madre o padre, porque lo quieras o no, tus hijos son hijos de ambos y los quiere a ambos.

Terapia individual: Si no logras controlar la rabia que sientes por tu ex y te has dado cuenta que estás realizando comentarios negativos frente a tus hijos o si tienes la sospecha que tu ex está realizando estas manipulaciones, puedes acudir a un/a psicólogo/a que pueda orientarte sobre cómo controlar y superar las rabias y realice una labor psicoeducativa del daño que esta manipulación genera en los hijos. Una terapia psicológica individual puede complementarse con un taller de habilidades parentales.

Terapia infanto – juvenil: Cuando el daño ya está instaurado, el niño o niña podrá necesitar de apoyo profesional para recomponer su autoestima, validar sus propios sentimientos y pensamientos y re-establecer el vínculo con el progenitor alienado.

Pero, sin duda alguna, la prevención es la mejor solución. No dañes a tus hijos por el daño que tu tienes. No le heredes tu dolor, herédale tu capacidad de hacerte responsable de tu sanación emocional tras la ruptura amorosa y haz de tu hijo un niño sano que asegure que en el futuro será un adulto sano y feliz. Porque sea como sea tu ex, es el padre o madre de ese hijo que trajiste al mundo y tu hijo tiene derecho de vincularse y quererles a ambos.

Mi ex le habla mal a mis hijos de mí, para ponerlos en mi contra

PUBLICIDAD

Escrito por

Valeria Vollmer

Psicóloga

Valeria Vollmer V. es psicóloga con 20 años de experiencia clínica. Además cuenta con un Máster en Dirección Estratégica de Recursos Humanos y Habilidades Directivas. Psicóloga Valeria Vollmer V. se destaca la adecuación a las necesidades y características del Paciente, con resultados garantizados.

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 32
  • URSAGASTI SEBASTIAN GUSTAVO

    Mi ex es muy cerrada. Y para ella es todo signo pesos. A cambio de plata me los hace ver a mis hijos, no se llegó a un acuerdo ya que ella no acepta el 35% por mi 2 hijos, ella cobra todos los beneficios que le da el gobierno. Debo ir a la escuela para allí poder ver a mis hijos con el permiso del director.

  • Rodrigo Sepúlveda

    Qué se le debe decir al hijo alienado, me imagino que darle muestras de amor incondicional y obviamente no hablarle mal de su madre en mi caso, mi hija me ha llegado a decir que me odia y no quiere hablar conmigo, pues su madre hasta le ha mostrado las demandas que le tengo por divorcio y por vulneración de derechos, ¿Cómo logro hacer que mi hija no me manipule y sea feliz? Más cuando el medio de contacto diario es wasap y teléfono. Gracias.

  • Clara Olaciregui

    Hola. Hace casi 3 años soy la pareja de un hombre separado hace 5 años padre de dos niñas gemelas de 9 años. Y todas estas actitudes que describes las tienen conmigo. ¿Tiene sentido?

  • Rocío Mateos

    Me divorcié hace casi 9 años y mi ex marido no hace otra cosa que ofenderme, menospreciar mis acciones, minimizar lo que hago, es hiriente y sus insultos ya me tienen cansada, mis hijas tienen 21 y 22 años, no sé qué hacer, estoy tan dolida y lo peor del caso es que para evitar problemas no le hablo.

  • Bridget Helen

    El amor es hermoso cuando tienes a alguien con quien compartirlo.

  • Bridget Helen

    El amor es hermoso cuando tienes a alguien con quien compartirlo.

  • JESUS MOUREY LOZANO

    Soy viudo hace 7 años, mi mujer puso en contra a mis 4 hijos, después de su muerte quise hacer familia mis 4 hijos y yo, uno de ellos el más chico de 50 años, me retó a golpes, aduciendo que por mi culpa murió su mamá (murió del corazon), por lo que los otros 3 hicieron causa común. No me hablan desde hace 7 años, creo que cumplí siempre con mis obligaciones como padre para que no les faltara lo indispensable, les quise dar estudios cosa que de todas las escuelas los corrían por su pésima conducta. Yo soy vendedor viajero, viajaba mucho y siempre que volvía a casa mi ex mujer no cumplía en cuanto a sus obligaciones como madre, los descuidaba en todos los aspectos. Siempre que yo quería corregirlos ella los protejía dándome excusas, yo aún sufro la ausencia de ellos y lo único que recibo son ofensas y chismes increíbles. No hallo qué hacer, pues me he quedado totalmente solo (soy hijo único) y vivo mi soledad con una desesperación increiíble, no los busco para no recibir más ofensas, ésa es mi vida sin remedio. Es muy triste mi vida, saludos, gracias, espero su consejo.

  • Yolanda Heredia

    Mi caso es con un adolescente-adulto. Cuando llega de estar con él, conmigo es hostil, está enojado y en las pocas ocasiones que quiere hablar conmigo. Cuando la alineación está hecha, ¿Qué sigue? ¿Cómo actuar?

  • Luciana Santoeo

    Soy una madre que no veo a mis hijos hace 4 años por influencias del padre, me gustaría más allá que puedan decidir estar con él, si existe algún amparo para saber al menos de su salud. Hoy mi hija atraviesa Covid y si algo le pasa nunca la volveré a ver. Dónde están los jueces...

  • Fernando Garcia

    El artículo me gustó mucho. Es lo que estoy viviendo actualmente con mi hija. Sin embargo el artículo no dice qué podemos hacer los padres víctimas de esta situación.


Cargando...



últimos artículos sobre terapia de pareja