Tus niveles de tolerancia a la frustración dicen mucho de tu personalidad

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psicologosonline.cl

Cuando las cosas no salen como planeamos o surgen imprevistos, podemos reaccionar de manera flexible, adaptándonos a las nuevas circunstancias o demostrar que no toleramos la frustración.

15 oct 2018 · Lectura: min.
Tus niveles de tolerancia a la frustración dicen mucho de tu personalidad

Todos hemos experimentado la frustración: ese sentimiento de impotencia frente a situaciones que no salen como esperábamos o frente a problemas que se nos salen de las manos. Si la reacción frente a lo que nos frustra nos genera un malestar incontrolable, nos hacemos daño a nosotros mismos o a las personas que nos rodean, entonces estamos frente a un problema que requiere atención.

Descubre tus niveles de tolerancia a la frustración en el siguiente test:

Los niños tienden a tener baja tolerancia a la frustración, precisamente porque están empezando a entender el mundo que los rodea y a conocer sus propias capacidades y límites. Por eso es tan importante que los adultos acompañen esta etapa indicándole al niño que no siempre podemos lograr las cosas tal y como las habíamos imaginado, que a veces hay imprevistos y que con esfuerzo se logran muchas metas. Si al niño lo complacemos constantemente y le evitamos la frustración, estaremos formando a un adulto intolerante consigo mismo y con los demás, un adulto incapaz de ser flexible con las circunstancias de la vida, que se molestará cada vez que encuentre un contratiempo o cuando no pueda satisfacer sus deseos y sentimientos. 

Estrategias para tolerar mejor la frustración

shutterstock-300426416-peq.jpg

1. Cambio de actitud

¿Es tan terrible que las "cosas" no me salgan exactamente como yo había planeado? Podemos analizar cada situación en particular, con calma, midiendo sus consecuencias del 1 al 10 (siendo 10 lo más terrible que puede pasar). Es probable que notemos que el mundo no se venía abajo porque aquello que tanto deseábamos no salió como esperábamos y es probable, además, que descubramos que han surgido oportunidades nuevas que no habíamos previsto. 

2. No huir

La frustración está ahí. Es un  hecho que nos sentimos mal porque no conseguimos una meta. No basta con decir que las cosas no siempre salen como esperábamos; es necesario gestionar esa frustración y expresar lo mal que lo estamos pasando pero sin estancarnos. Seguidamente podemos hacer una lista de estrategias diferentes para alcanzar el objetivo propuesto. 

3. Identifica tus pensamientos irracionales

Hay situaciones que no podemos cambiar, aunque protestemos incansablemente. Por ejemplo, al hacer aquel trámite urgente en el banco encontraremos una fila más larga de la que imaginábamos y el reloj no avanza tan rápido como quisiéramos. ¿Vale la pena perder energía gritando o tratando mal a quienes están a nuestro alrededor? La fila no avanzará más rápido, así que lo más razonable es modificar el pensamiento y cambiar de actitud en aquel momento. Aplicar la paciencia y utilizar el tiempo de espera en algo que nos resulte productivo o entretenido. 

4. Practica la frustración

Las personas con baja tolerancia a la frustración tienden a evitar situaciones que los estresan demasiado porque temen a sus propias reacciones. Una estrategia efectiva es ponerse a prueba. Cada semana, arriesgarse a hacer esa actividad frustrante y reaccionar de manera diferente para darse cuenta de que hay muchas maneras de afrontar una misma situación sin lastimarse ni lastimar a los demás. 

5. Diferencia deseo de necesidad

Los niños podrían llevarse todos los juguetes de la tienda, aunque solo jueguen con uno. Pues bien, los adultos también deseamos muchos objetos (muchos de los cuales realmente no necesitamos) y deseamos que nos amen de cierta manera o que nos traten de cierta manera. Muchas veces lo deseado no se logra y los objetos no llegan a nuestras manos. ¿Esto nos impide llevar una vida plena? Lo más probable es que no, pero debemos revisar nuestras prioridades y la manera en que nos estamos relacionando con los demás para obtener lo que deseamos de ellos. 

Psicólogos
Escrito por

PsicologosOnline.cl

Deja tu comentario