​¿Qué es el pensamiento mágico?

Una guía que nos ayuda a comprender este tipo de pensamiento y saber cuándo aparece.

14 AGO 2017 · Lectura: min.
Imagen: Shutterstock.

Desde que el ser humano comenzó a habitar el planeta, se encontró con una serie de situaciones difíciles de comprender y condiciones naturales que se le hacían sumamente hostiles. Colocadas en la más completa incertidumbre e ignorancia durante los millones de años en que la ciencia y el conocimiento tardaron en desarrollarse hasta los niveles actuales, las personas necesitaban explicarse de alguna forma lo que no podían entender.

El pensamiento mágico es la respuesta a ese problema: se trata de la creencia errónea que indica que, si adoptamos determinado comportamiento, las cosas dentro del mundo físico tendrán cierto comportamiento que nos favorece. Al respecto podemos encontrar, por ejemplo, ese extraño hábito de evitar los gatos negros o pasar por debajo de una escalera; es decir, las supersticiones.

Esta clase de forma de pensar es normal y aceptable durante el desarrollo de los niños. Muchos expertos señalan que se trata de un proceso totalmente natural, con un asidero biológico, muy similar al del condicionamiento clásico (¿Aló, Pavlov?), donde el ser humano se basa en un parecido o la contigüidad temporal/espacial entre ciertos elementos para dar con una relación de causa y efecto no demostrable.

De esta manera, y visto desde el punto de vista psicológico, una tribu que brinda todo un festival para asegurar una buena cosecha en el año no es tan diferente de aquella pequeña niñita que cree que si se porta mal, pasará el viejo del saco.

Además, ciertos autores como Lévi-Strauss o Markle señalan que el pensamiento mágico se desencadena como una respuesta adaptativa frente a ciertas circunstancias; como por ejemplo, para enfrentar la ansiedad. Haz la prueba y fíjate lo que pasa cuando estás frente a una situación de estrés: siempre buscarás utilizar algún tipo de ritual o costumbre que, según tú mismo, "te ayudará" a salir airoso.

El efecto placebo, sin ir más lejos, es un hecho que apoya esto. La creencia de que un falso remedio nos mejorará muchas veces logra de verdad hacerlo.

Incluso algunas de estas supersticiones y ritos se traspasan y cobran seriedad, llegando hasta a articular culturas: el Viejito Pascuero, el karma… las religiones enteras son parte del efecto que conlleva el pensamiento mágico.

De este pensamiento mágico podemos extraer cuatro ejemplos principales:

  • Egocentrismo infantil: Se da usualmente entre los dos y siete años de vida. En esta etapa del crecimiento, los niños tienen la creencia de que pueden modificar, ya sea voluntaria o involuntariamente, ciertos elementos del mundo a su favor. Algo totalmente comprensible si consideramos que, a esta edad, el pensamiento del niño se caracteriza porque se le hace difícil comprender conceptos abstractos y además por ser egocéntrico, con poca capacidad para comprender perspectivas ajenas.
  • Superstición: Se trata de creencias que carecen de fundamentos en la lógica. Éstas son más habituales cuando una persona se enfrenta a una situación de estrés. El destino o el karma son buenos ejemplos de esto.
  • TOC: Los rituales del pensamiento mágico en ocasiones aparecen en casos de trastorno obsesivo compulsivo. En particular, con el TOC ocurre que las personas creen que puede pasar algo malo si no llevan a cabo cierto ritual (revisar 4 veces que la puerta esté cerrada, por ejemplo).
  • Delirios y psicosis: Haya o no un trastorno esquizofrénico, ciertos delirios conllevan pensamiento mágico. Ahora bien, una supuesta esquizofrenia paranoide muchas veces puede ser puro pensamiento mágico condensado.
Psicólogos
Linkedin
Escrito por

PsicologosOnline.cl

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Yolanda Jiménez

    Hola, mi nombre es Yolanda, y mi pregunta es si es aconsejable o perjudicial que a un niño de 9 años se le haga creer en los duendes o elfos como navideños que tienen aparente movimiento (donde los padres lo mueven cuando se encuentra dormido) con el pretexto de que está relacionado con el Santa Claus? Gracias de antemano. Saludos