Pensamientos negativos que limitan tu éxito

Son percepciones erróneas que se fundan en creencias irracionales que afectan directamente en nuestra autopercepción.

15 NOV 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Tener pensamientos pesimistas ocasionalmente no es malo, el problema es cuando esos pensamientos condicionen tu actuar.

¿Te ha pasado que en más de una ocasión te has sorprendido teniendo pensamientos negativos? ¿O que todos tus planes van saliendo bien y entonces crees que algo malo pasará? Pues esa clases de pensamientos negativos, que muchas veces pueden sabotear tu éxito, son llamadas distorsiones cognitivas.

Los primeros estudios sobre esta condición fueron realizados por el psicoterapeuta cognitivo, Albert Ellis y ampliados por el psiquiatra, Aaron Beck, quienes identificaron algunas cualidades de este fenómeno.

Es importante destacar que tener en ocasiones pensamiento pesimistas no es malo, el problema es cuando esos pensamientos condicionen tu actuar. Por ejemplo, estás en avanzando en un proyecto y de pronto crees que no eres lo suficientemente bueno y que fracasarás.

Esto puede llegar a complicar hasta tus relaciones, pues -por ejemplo- puedes proyectar en tu mente que otra persona se molestó contigo cuando no es así, pero tus pensamientos irracionales se transforman en realidad para ti.

Estas percepciones erróneas se fundan en creencias irracionales que afectan directamente en nuestra autopercepción y en nuestra autoestima.

Sin embargo, esta condición es absolutamente tratable y, con la ayuda de un profesional, puedes lograr reconocer estos pensamientos irracionales y cambiarlos, puedes ir modificando gradualmente tu diálogo interno y puedes reconocer pensamientos ilógicos y dejarlos de lado.

Por su puesto que esto es un proceso de aprendizaje en el que lentamente vas desestimando estas percepciones erróneas de pronto llegan a su mente.

El doctor David Burns, reconoce las siguientes distorsiones cognitivas como las más comunes:

Filtro mental o abstracción selectiva: De muchas cosas buenas sólo se concentra en la mala. Por ejemplo, puede haber conversado con su novia de muchas cosas buenas, pero hubo una sólo crítica menor. Entonces la persona sólo se concentra en esa crítica. Algunas de sus frases comunes pueden ser "no soporto que…", "esto es intolerable…".

Pensamiento polarizado o blanco y negro: Sólo piensa en extremos y olvida que hay intermedios. Por ejemplo, una sola cosa le sale mal y su frase es "nada me sale bien", "hago todo mal", y otras frases similares.

shutterstock-266038373.jpg

Sobregeneralización: A partir de un solo hecho etiquetan todo lo demás igual. Por ejemplo, le va mal en una entrevista de trabajo y su frase es "nunca conseguiré empleo". También suelen ocupar frases como "siempre", "nunca", "jamás", entre otras.

Descontando lo positivo: Es cuando la persona minimiza una acción positiva. Por ejemplo, tiene una buena idea, pero cree que a cualquier otro se le pudo haber ocurrido.

Interpretación del pensamiento e inferencia arbitraria: la persona saca conclusiones en base a nada. Por ejemplo, que alguien lo mire extraño y él diga "no me quieren aquí", es decir, sacan una conclusión sin ninguna evidencia.

Razonamiento emocional: Por ejemplo, que la persona crea que porque no le gusta correr en las plazas, entonces es una mala idea correr por ahí.

El "debería": En vez de enfocarse en cómo mejorar las cosas como son en la realidad, se preocupa en como "deberían" ser.

Personalización y culpa: Cuando la persona se responsabiliza de alguna situación que no estaba bajo su control.

Si reconoces algunos de estos comportamientos y sientes que te agobian o que afectan su vida, intenta reconocerlos y corregirlos. Si sientes que no eres capaz, no dudes en consultar con nuestros psicólogos, quienes cuentan con una amplia experiencia en todo tipo de trastornos.

PUBLICIDAD

Psicólogos
Linkedin
Escrito por

PsicologosOnline.cl

Deja tu comentario

PUBLICIDAD