Las personas con autismo se adaptan de manera diferente al aprendizaje implícito

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psicologosonline.cl

Conoce más sobre qué es el aprendizaje implícito y cómo éste funciona de una manera diferente en los cerebros de personas con trastorno del espectro autista.

30 nov 2015 · Lectura: min.
Las personas con autismo se adaptan de manera diferente al aprendizaje implícito

Un grupo de científicos de la Universidad Carnegie Mellon descubrió recientemente una diferencia crucial en la forma en que el aprendizaje implícito ocurre en los cerebros de adultos con trastorno del espectro autista (TEA).

Publicado en NeuroImage, en el estudio los investigadores Sarah Schipul y Marcel Just examinaron cómo los cerebros de tanto individuos típicos como de personas con TEA gradualmente comenzaban a adaptarse a patrones visuales que estaban aprendiendo, sin ser conscientes de dichos patrones o del aprendizaje implícito.

Usando imágenes de resonancia magnética funcional, Schipul y Just pudieron detectar que la activación del cerebro de individuos con TEA era más lenta en familiarizarse con el patrón que vieron repetidas veces, lo cual significaría que los cerebros fallaron en registrar la antigüedad de los patrones al mismo nivel que lo hicieron los participantes de control.

Los cerebros de los participantes de control continuaron disminuyendo sus niveles de activación con repetidas exposiciones de los patrones que estaban siendo aprendidos, demostrando adaptación, mientras que las disminuciones en los cerebros de los participantes con TEA fueron significativamente menores.

También identificaron que la severidad de los síntomas de autismo en un individuo se correlaciona con el grado de adaptación del cerebro a los patrones.

lonely-928656-1920.jpg

Pero, ¿qué significan realmente todos estos descubrimientos en la práctica?

Primero que todo, proveen un mayor entendimiento respecto a por qué muchas situaciones de aprendizaje implícito del mundo real, tales como aprender a interpretar las expresiones fáciles o establecer interrelaciones sociales cotidianas, generan desafíos importantes para aquellas personas con TEA.

Un segundo hallazgo involucró la sincronización cerebral, una medida de qué tan bien coordinada está la activación del cerebro en diferentes regiones de éste. El ejercicio de aprendizaje implícito fue específicamente diseñado para involucrar tanto a las regiones frontales como posteriores, y los resultados mostraron que la sincronización cerebral entre estas regiones fue más baja en personas con TEA.

"Esta falta de sincronización con las regiones frontales en personas con TEA, un impedimento en la conectividad cerebral, puede provocar los síntomas de este desorden que involucran procesos de coordinación cerebral entre las áreas frontales y otras tales como los procesos lingüísticos e interacciones sociales", explica Just.

Qué es el aprendizaje implícito

El aprendizaje implícito, de acuerdo al Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Estados Unidos, corresponde a "la adquisición de conocimiento sobre la estructura subyacente de un entorno de estímulos complejos, por medio de un proceso que se genera de manera natural, simple y sin operaciones conscientes".

En cuanto a la memoria implícita, también conocida como memoria inconsciente o memoria automática, se trata de una memoria que utiliza experiencias pasadas para recordar asuntos sin tener que pensar en ellos.

Algunos ejemplos básicos del aprendizaje implícito son la habilidad de hablar nuestro idioma nativo sin cometer errores gramaticales, pese a que quizás no conocemos cada regla gramatical en detalle, o el simple hecho de caminar como se debe sin conocer las normas mecánicas que están involucradas en dicha acción.

Psicólogos
Escrito por

PsicologosOnline.cl

Deja tu comentario